• Hermosillo, Sonora, México a     |  Año 24 No. 724    

El Toño construye comunidad

Azalea Lizárraga / azaleal@golfo.uson.mx




Nota publicada: 2022-07-27

No podríamos estar más de acuerdo con la pasada aseveración del presidente municipal de Hermosillo, Antonio Astiazarán, en el sentido de que nuestra ciudad capital no cambiará significativamente si no cambiamos la forma de cómo se gobierna, con pequeñas acciones tal vez, pero que contemplen a toda la ciudad.

De entrada, es rescatable que la definición de las prioridades ciudadanas no provenga de la genialidad mercadotécnica de un publicista o politólogo sentado en cómodo escritorio en una sala refrigerada del palacio municipal, sino que emane de las propias comunidades, lo que lleva a la distribución de presupuestos disponibles para una colonia y el correcto uso del dinero, no por ocurrencias de los gobernantes, sino para atender dichas demandas.

En otras palabras, es un modelo de participación ciudadana de los comités CRECES y un presupuesto participativo para financiar proyectos de mejora definidos por residentes de las propias colonias.

Porque, si bien es importante cumplir con un proyecto municipal de alcance global que brinde seguridad pública, calidad en los servicios municipales, así como obras de infraestructura y vialidad que permitan el crecimiento sostenible de la ciudad capital en el largo plazo, es importante atender la cotidianidad que trastorna o facilita la actividad ciudadana.

Nadie cuestiona la importancia de los programas prioritarios que lleva a cabo la Coordinación de Infraestructura, Desarrollo Urbano y Ecología, CIDUE, como el de “Rescate de Vialidades” que ya contabiliza 182 mil metros cuadrados de bacheo en menos de un año de trabajo a marchas forzadas en lo que lleva esta administración municipal, en vialidades que era urgente recarpetear y atender para garantizar la fluidez del tráfico citadino y calmar los ánimos ciudadanos.

Complementario al anterior, el “Plan Hermosillo CRECE” contempla obras de pavimentación con concreto hidráulico y recarpeteo para rescatar las principales vías de tránsito, mismo que se ampliará a pavimentaciones nuevas. Ambas generan molestias y trastornos viales que, cuando menos, arrancan chines y jotas a quienes circulamos diariamente por la ciudad; pero qué le vamos a hacer, la paciencia es una virtud que no todos poseemos en la dosis requerida para enfrentar los contratiempos que la vida nos presenta.

A su favor diremos que las cuadrillas no han dejado de trabajar y arrecian esfuerzos tan pronto y como cesa el chipi chipi de las lluvias que hemos estado padeciendo unos y disfrutando otros. Ya sabe, la Madre Naturaleza es impredecible y tampoco está para darle gusto a todos.

Vemos también intensa actividad a lo largo y ancho de todo Hermosillo, ya sea instalando semáforos, limpieza de calles y camellones, reparando canchas, mejorando los servicios públicos municipales, entregando títulos de propiedad; impulsando la actividad cultural, a través de programas como el “Parque al Arte” organizado por IMCA-Hermosillo; facilitando la creación de empresas y promoviendo la actividad económica y turística, entre otras más que, definitivamente, cambian la faceta del Hermosillo greñudo, sucio y dejado de la mano de Dios y sus gobernantes, al que parecía ya nos estábamos acostumbrando.   

En otros temas que tienen que ver no solo con la conservación de áreas verdes, sino promover la cultura del respeto al medio ambiente y valores ecológicos, el Toño es fuerte impulsor de la necesidad de conjuntar esfuerzos –entre ciudadanía y autoridades de los tres niveles de gobierno- para construir comunidad a través de la recuperación de espacios públicos que fomenten la convivencia familiar, ese eslabón que ayuda a rescatar a los jóvenes de las redes del vicio y la delincuencia.

Por lo pronto, los que vivimos por rumbo de la Colonia Las Quintas, constatamos la remodelación del frondoso parque en el que diariamente muchos caminamos, con una inversión cercana a los 300 mil pesos a través del trabajo conjunto de vecinos del sector y la intervención de la dirección de Bienestar Social y el Consejo Municipal de Concertación de la Obra Pública (CMCOP) del Ayuntamiento de Hermosillo.

Nuestro parque de la Quinta Mayor y Quinta de las Canoras cuenta ahora con una nueva banqueta con guía podotáctil, que buena falta hacía;  la construcción de una nueva rampa para personas con limitación de movilidad y/o juventud acumulada, de los que ya somos “algunitos” en esta colonia, además de la ampliación de las 4 ya existentes; reparación y pintado de bancas y colocación de 2 nuevas; la instalación de un cerco perimetral que ayude a la conservación de las plantas de temporada que los vecinos tienen a bien cultivar para que todos disfrutemos su colorido; el pintado de guarniciones; la poda de árboles y limpieza en general¸ quedando pendiente ver opciones para una mejor iluminación del área.  

Nada tan relajante como ver familias conviviendo en las áreas comunes en amena plática ante una tacita de café y vigilando los hijos y nietos jugando en derredor entre ellos o con las mascotas cuyos dueños ejercitan diariamente y que, esperamos, sean los suficientemente responsables para levantar los desechos orgánicos que sus mascotas generan. Es lo mínimo que se les puede exigir. Ninguna necesidad tenemos de andar sacándole la vuelta a los bultitos y olores producidos. ¿No lo cree usted así?



Más información en esta sección ..

Opiniones